top of page
  • Ariel Sánchez Rojas

¿Por qué y para qué una Dirección de Bienestar y un Equipo de Convivencia?

Una de las cifras más alarmantes en el sistema educativo que encontramos hoy en día es que 1 de cada 3 estudiantes se retira del colegio porque sufrió de bullying y no pudo solucionar el problema. Que cada 12 minutos se presenta un caso de violencia del cual sólo 4 de 10 serán identificados y sólo el 33% de ellos tendrán acompañamiento.

Es decir que para un periodo de 6 horas, en un colegio promedio de 1.000 estudiantes, se presentarán hasta 30 casos de bullying de los cuales sólo 12 se identificarán, y sólo 4 tendrán acompañamiento (el 13,3% de todos los casos) y esta cifra es al día.


Estas amenazas a la convivencia son más comunes de lo que parecen y altamente frecuentes. Todos los colegios están obligados a que haya una buena convivencia, a que haya buena armonía dentro de los estudiantes, y que siempre se fomente el respeto. Hoy en día los colegios tienen un Sistema de Convivencia, Alertas y reglas dentro del Manual de Convivencia que deja claro lo que se puede hacer y lo que no; pero como podremos ver esto no es suficiente para detener lo que está pasando hoy por hoy en los colegios.


El bullying viola la dignidad humana, perjudica la convivencia de todos y no permite que haya armonía dentro del colegio. Es un comportamiento que corrompe la estructura social e individual que debe ser tratado con seriedad, profesionalismo y destreza dentro del colegio.


Como sociedad debemos entender que la violencia en los colegios es un problema de todos que requiere la participación y contribución de la sociedad civil, el gobierno nacional y todas las organizaciones posibles que nos ayuden a reducir la violencia. Para que sepan el 33% de la violencia de un país está concentrada en los colegios y nos genera un costo de hasta el 1% del PIB de cualquier país de LATAM.


Entonces debemos entender la violencia como un fenómeno y enfermedad social a la que debemos hacerle seguimiento, ver cómo se manifiesta, sus causas, consecuencias, orígenes e impactos no sólo en la coyuntura del momento violento; sino a lo largo de la vida del estudiante pues aquellos actos violentos lo acompañarán hasta que los haya sanado.


Entonces, ¿para qué un equipo de convivencia y dirección de bienestar?Para reducir las conductas violentas de los estudiantes; y como consecuencia el bullying. Necesitamos un equipo de convivencia que tenga claro qué necesita cada uno de los estudiantes, cuáles son sus fortalezas y debilidades socio-emocionales, qué necesita para fortalecer sus conductas de convivencia y qué formación y talleres constructivos debe implementar el colegio.




Comments


bottom of page