top of page
  • Ariel Sánchez Rojas

¿Por qué el psicodrama mejora la convivencia escolar? Parte 2

En nuestro último blog explicamos que el psicodrama es una técnica terapéutica que integra el cuerpo, las emociones, el pensamiento y la conducta, y que en este espacio intensificamos los sentimientos y emociones para revivir, en un contexto seguro, experiencias difíciles de la persona para corregirlas con nuevas experiencias. Explicamos cómo en estas experiencias nos adentramos a representaciones no verbalizadas, encuentros con personas no presentes, representaciones en el tiempo de las aspiraciones, y demás de lo que viven cada uno de nuestros docentes y estudiantes. Asimismo, cuándo debemos utilizarla.


En este artículo les hablaremos de cómo utilizarla y sus tipos. En esta dramatización encontramos varios tipos: la exploratoria, descriptiva, expresiva, elaborativa, demostrativa y defensiva.


La exploratoria busca poner en evidencia los conflictos, mecanismos de defensas de las personas, y expectativas; acá queremos entender las características y problemáticas de quien expondrá. En la descriptiva buscamos definir una reconstrucción de acontecimientos, lo que significa que quien expondrá es consciente de lo que quiere revivir y quiere transformar para sí mismo.


En la expresiva buscamos significados dramáticos para verbalizar experiencias no verbalizadas, como la ausencia de algo que nos genera un vacío incontrolable. En la elaborativa es la (re)presentación de algo que ya se vivió y representó, pero con nuevos insights con detalles y nuevos aspectos del tema. En la demostrativa estamos transmitiéndole un conocimiento que se ha de transformar en insight en el expositor; acá le ayudamos a llegar a un nuevo lugar emocional. Y en la defensiva es cuando encontramos a quienes quieren dramatizar reiteradamente un mismo tipo de conflicto, o quien busca aparecer repetidamente en el mismo rol; alguien que está esquivando el verdadero conflicto.


Ahora, ¿cómo sabemos cuál utilizar en nuestras actividades de ética, sociales o de convivencia? Para esto tenemos que entender el perfil del estudiante, sus fortalezas y debilidades socioemocionales, su relacionamiento con la realidad, su conciencia emocional, estrategias de afrontamiento y nivel de empatía. Tenemos que identificar cómo se relaciona con el conflicto, para poder identificar cómo potencializar sus habilidades de convivencia.


Entender si le da temor al descontrol, el ridículo, el exhibirse o a equivocarse son los retos que nos encontraremos en estas actividades y por eso tenemos que ser responsables en su manejo, asignación y acompañamiento.


Pues el objetivo de la dramatización es reconstruir momentos (díficiles) para que la persona pueda hacer las cosas distinto de lo que hizo en la escena original; de tal manera que pueda reparar ese conflicto del pasado; y mejorar su relación con sus compañeros y demás actores del colegio.





Σχόλια


bottom of page