top of page

Identifica los mecanismos de afrontamiento de tus estudiantes para conectar con ellos y reduce el bullying

En los años 80, Richard Lazarus y Susan Folkman (ambos doctores y profesores en Berkeley) acuñaron los términos afrontamiento centrado en el problema (cambiar directamente los elementos de la situación estresante) y afrontamiento centrado en la emoción (afrontar el estrés regulando las propias emociones). Teorías que aplicamos en las escuelas a través de nuestro programa de convivencia escolar.


Estrés y afrontamiento 

El estrés es un sentimiento que se experimenta cuando una persona percibe que las "demandas superan los recursos personales y sociales que el individuo es capaz de movilizar", es una percepción psicológica individual de peligro. 


La escuela es el lugar donde los estudiantes podemos sentirnos estresados o tranquilos, donde podemos cultivar nuestra forma de percibir la vida y construir las herramientas de afrontamiento que necesitaremos para tener éxito en nuestra vida profesional, académica o personal. 


Pero todo depende de en quién nos apoyemos, con quién nos relacionemos y de qué herramientas disponemos para hacer frente a la situación. Por ejemplo, como respuesta de "he sacado una mala nota" nuestro primer instinto será pensar ¿qué significa esta situación para mí? Y tendremos tres opciones: (1) que no nos importe, (2) que sea buena, o (3) que sea estresante (mala).  


A tales acontecimientos, les daremos un significado como.  

  • Positivos: "Puedo hacerlo si me esfuerzo al máximo", "Lo intentaré tanto si mis posibilidades de éxito son altas como si no", y "Si este camino falla, siempre puedo probar otro método" indican una valoración secundaria positiva. O; 

  • Negativas: "No puedo hacerlo; sé que fracasaré", "No lo haré porque nadie cree que pueda" y, "No lo intentaré porque mis posibilidades son bajas".  Y dependerá de cómo aprendamos a afrontarlo. Entonces, ¿cómo podemos aprender a ser dueños de nuestros resultados?   


¿Cómo hacemos un seguimiento de los factores desencadenantes de los alumnos? 


Acontecimientos comunes de nuestra primera infancia que quizá ni siquiera recordemos pueden desencadenar una respuesta emocional que anegue la capacidad de nuestro cerebro racional para anular nuestro sistema límbico (memoria, emoción y respuesta al estrés). A veces puede ser funcional, o muchas veces puede ser disfuncional. Por ejemplo, si experimentamos ira y utilizamos nuestra energía para organizar una acción social nuestra respuesta será funcional. Pero si nos hacemos daño a nosotros mismos o a los demás será disfuncional. 


Así pues, como profesores, orientadores, directores o directivos, ¿cómo podemos entender por qué se desencadenan nuestros alumnos?  


Existen desencadenantes comunes: 

  1. Sentirse incomprendido o contradicho. 

  2. Carecer de control en una situación. 

  3. Sentir que alguien está molesto con nosotros. 

  4. Sentirse faltado al respeto o que se ha producido una injusticia.  

  5. Ser excluido. 

  6. Cansancio.  


Y hay reacciones comunes:

  1. Culpa y/o resentimiento. 

  2. Tristeza y letargo. 

  3. Comentarios pasivo-agresivos. 

  4. Insultar o hacer daño a la otra persona. 

  5. Evitar el contacto visual. 

  6. Interrumpir.   


Aprendan cuáles se aplican a sus alumnos y cuándo. 


Ocúpense de las emociones difíciles. 

Aprendan a ver el mundo como lo ve el alumno, y aprendan y enseñen a ocuparse de los sentimientos difíciles. No se detengan ni nieguen el malestar. No se inunden en el miedo y la tristeza, ya que puede conducir a una sensación de desesperanza e impotencia El dolor y la resistencia equivalen al sufrimiento. La aceptación hace que duela menos. Reconozcan que este conflicto forma parte de sus experiencias en este momento. 


Reconozcan, Permitan, Investiguen y Cuídenlos. 

  1. Reconozca los sentimientos (Hola, ansiedad; te veo). 

  2. Espere y acepte las emociones fuertes.  

  3. Cuente una historia de lo sucedido. 

  4. Cuando ocurre algo aterrador y perturbador, los niños necesitan ayuda para procesar sus emociones. 

  5. Contar la historia ayudará al cerebro a no dejarse inundar por las emociones.   


Pd: Un conflicto "resuelto" de forma negativa puede hacer que los alumnos se sientan débiles, aislados e incapaces. Por lo tanto, la forma en que hablamos a nuestros alumnos después de sus errores puede determinar si se encogen o crecen a partir de la experiencia. Si somos duros y críticos, ése será el resultado con el que saldrán nuestros alumnos. Sea empático, amable y compasivo, aprenda a escucharles y no les amenace. No juzgue y comprenda los sentimientos de los alumnos. 


¿Cómo podemos entender cómo se enfrentan?

En las próximas 4 semanas exploraremos los cuatro (4) tipos de personalidad o caracteres que veremos en nuestros alumnos.  


El evitativo, el independiente, el solitario y el impulsivo.



Diccionario de emociones 

Ira - una ofensa degradante contra mí y los míos. 

Miedo - enfrentarse a un peligro físico inmediato, concreto y abrumador. 

Tristeza - haber experimentado una pérdida irrevocable. 

Asco - asimilar o estar demasiado cerca de un objeto o idea indigerible (metafóricamente hablando).

Felicidad - hacer progresos razonables hacia la realización de un objetivo. 

Vergüenza - sentimiento de malestar sobre uno mismo (destructivo y no nos ayuda a cambiar nuestro comportamiento) 

Culpa - sentimiento de "conciencia" por haber hecho algo mal o en contra de nuestros valores (útil y adaptativo).



Comments


bottom of page