top of page

Cómo profesionalizar la convivencia escolar para fomentar una toma de decisiones informada en el colegio.

Actualizado: 2 abr

Positive Behavioral Interventions and Support (PBIS) es un Marco de Trabajo para fortalecer el comportamiento social, académico, emocional y mental de los estudiantes para construir un colegio profesionalizado en convivencia escolar.


Tiene cinco principios:

  1. Equidad: Apoyar el papel de los educadores en la implementación, adaptar las prácticas para satisfacer las necesidades individuales de los estudiantes y desglosar los datos por grupo de estudiantes para garantizar el éxito de todos.

    1. Para mejorarlo: ¿Cómo podemos mejorar las experiencias y los resultados de cada educador y estudiante?

  2. Sistemas: Estructuras de trabajo en equipo, capacitación, asesoramiento y otros apoyos para los educadores.

    1. Para mejorarlo: ¿Qué podemos hacer para sostener nuestra implementación a largo plazo?

  3. Datos: Utilizar datos para seleccionar, monitorear y evaluar resultados y prácticas de los estudiantes.

    1. Para mejorarlo: ‍¿Qué información necesitamos para tomar decisiones efectivas sobre nuestra implementación y resultados de convivencia?

  4. Prácticas: Sesiones, intervenciones y estrategias respaldadas por investigaciones y datos para desarrollar el crecimiento (PBiS) de nuestros estudiantes

    1. Para mejorarlo: ‍¿Cómo apoyaremos el crecimiento conductual, social, emocional y académico de nuestros estudiantes?

  5. Resultados: ¿Qué es importante para cada una de nuestras comunidades?

Estos principios se distribuyen en tres (3) niveles y procesos que enfocan, segmentan y resuelven las dificultades en convivencia.


Nivel 1: Prevención primaria universal (todos)

Los sistemas, datos y prácticas de nivel 1 respaldan a todos (estudiantes, educadores y personal) en todos los entornos escolares. Establecen una base para un apoyo positivo y proactivo. El soporte de Nivel 1 es sólido, diferenciado y permite que la mayoría de los estudiantes (80% o más) experimenten el éxito


Las prácticas de Nivel 1 incluyen:

  1. Colaborar con estudiantes, familias y educadores para definir expectativas positivas para todo el programa y la escuela y priorizar las habilidades sociales, emocionales y conductuales apropiadas.

  2. Alinear las expectativas del aula con las expectativas de la escuela/de todo el programa

  3. Enseñar explícitamente expectativas y habilidades para preparar a todos los estudiantes para el éxito.

  4. Fomentar y reconocer el comportamiento esperado.

  5. Prevenir y responder a conductas no deseadas de manera respetuosa e instructiva.

  6. Fomentar asociaciones entre la escuela, el programa y la familia



Nivel 2: Prevención secundaria selectiva (algunos)

Además de su base de Nivel 1, los estudiantes que reciben apoyos de Nivel 2 obtienen una capa adicional de sistemas, datos y prácticas dirigidas a sus necesidades específicas. En promedio, alrededor del 10 al 15 % de sus estudiantes necesitarán algún tipo de apoyo de Nivel 2. El apoyo que brinda en el Nivel 2 es más enfocado que en el Nivel 1 y menos intensivo que en el Nivel 3. 


Las prácticas del Nivel 2 incluyen:

  1. Proporcionar instrucción y práctica adicionales para habilidades conductuales, sociales, emocionales y académicas.

  2. Aumento del apoyo y la supervisión de los adultos.

  3. Proporcionar oportunidades adicionales para el refuerzo positivo.

  4. Aumento de indicaciones o recordatorios

  5. Aumentar el acceso a apoyos académicos

  6. Incrementar la comunicación escuela-familia



Nivel 3: Prevención terciaria, intensiva e individualizada (pocos)

En la mayoría de las escuelas y programas, hay una pequeña cantidad (1-5%) de estudiantes para quienes los apoyos de Nivel 1 y 2 no han sido suficientes para experimentar el éxito. En el Nivel 3, los estudiantes reciben apoyo individualizado más intensivo para mejorar sus resultados. Los apoyos de Nivel 3 están disponibles para cualquier estudiante con necesidades intensivas, ya sea que reciban servicios de educación especial o no. 


Las prácticas de Nivel 3 incluyen:

  1. Involucrar a estudiantes, educadores y familias en evaluaciones de comportamiento funcional y planificación de intervenciones.

  2. Coordinar el apoyo a través de una planificación integral y centrada en la persona.

  3. Implementar soporte individualizado, integral y basado en funciones.






댓글


bottom of page